Arjen Robben se declaró “decepcionado con la derrota” que les ha marginado de la final del Mundial pero destacó que Holanda salió “con la cabeza “erguida”.
“Claro que estoy decepcionado con la derrota. Pero salimos con la cabeza erguida, dimos todo de nuestra parte y salimos de una manera triste de la Copa del Mundo”, declaró Robbben.
Ante los penaltis, Robben no culpó a ninguno de sus compañeros que fallaron en los cobros, como Wesley Sneijder y Ron Vlaar.
“No podemos culpar a nadie, ni los que perdieron los penaltis. Ganamos juntos y perdemos juntos”, apuntó.
Argentina y Alemania jugarán la final del Mundial el próximo domingo en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro, mientras que Brasil y Holanda, perdedores jugarán mañana por el tercer puesto en Brasilia.